De Antonio Sandoval & Emilio Urberuaga

“En el patio de la escuela había un árbol. Solo uno. A Pedro le gustaba correr cerca de aquel árbol durante los recreos. Cuando pasaba a su lado lo miraba de reojo para no chocar con él. Un día se detuvo y se fijó en su aspecto. Era delgaducho, con ramas finas, como de alambre, y tenía unas pocas hojas secas. Pedro se acercó y acarició su tronco…”

 La importancia de la educación ambiental, el contacto directo del alumnado con la naturaleza para su formación integral y el espíritu colaborativo en la comunidad educativa están presentes en “El árbol de la escuela”. Esta historia de estructura circular narra -con un lenguaje sencillo- la relación entre un niño y un pequeño árbol que va creciendo gracias al cariño que recibe de él, y al afecto de otros compañeros que siguen su ejemplo. Pese a la reticencia inicial a que los escolares interactuasen con el árbol, la propia profesora acaba sumándose también a la iniciativa de los alumnos, que consiguen llamar la atención de los botánicos.

El autor se toma la licencia temporal de comprimir en las páginas de este álbum un proceso que duraría años, concentrando simbólicamente en un mismo grupo de niños y niñas la acción voluntaria de proteger el árbol. Pero va más allá, al plantear que esta propuesta tenga continuidad en otros colegios, haciendo viajar su semilla y, con ella, la conciencia social de respeto al medio ambiente y al planeta.

Pese a transcurrir en el reducido espacio físico que ocupa el patio de una escuela, Emilio Urberuaga -Premio Nacional de Ilustración 2011- sitúa a los lectores en diferentes puntos de vista y hace discurrir el tiempo a través del ir y venir de los personajes, los cambios meteorológicos y el progresivo desarrollo del árbol. Las ilustraciones destacan por su colorido, la expresividad de cada escena y la presencia de elementos ajenos al texto que enriquecen la lectura visual. “El árbol de la escuela de este libro es el emblema de cómo un proyecto educativo novedoso e integrador, cuando se mima de verdad, crece y crece y acaba por llegar a otras escuelas”. [Antonio Sandoval]

Páginas: 40

Medida: 22 x 22 cm

Edición: tapa dura

Editorial: Kalandraka

 

 

 

El árbol de la escuela

$1.625
El árbol de la escuela $1.625
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Showroom Araoz y Las Heras, entregas lunes, miércoles y viernes de 9 a 16hs. Otro horario/día escribirnos por what app y coordinamos

    Gratis

De Antonio Sandoval & Emilio Urberuaga

“En el patio de la escuela había un árbol. Solo uno. A Pedro le gustaba correr cerca de aquel árbol durante los recreos. Cuando pasaba a su lado lo miraba de reojo para no chocar con él. Un día se detuvo y se fijó en su aspecto. Era delgaducho, con ramas finas, como de alambre, y tenía unas pocas hojas secas. Pedro se acercó y acarició su tronco…”

 La importancia de la educación ambiental, el contacto directo del alumnado con la naturaleza para su formación integral y el espíritu colaborativo en la comunidad educativa están presentes en “El árbol de la escuela”. Esta historia de estructura circular narra -con un lenguaje sencillo- la relación entre un niño y un pequeño árbol que va creciendo gracias al cariño que recibe de él, y al afecto de otros compañeros que siguen su ejemplo. Pese a la reticencia inicial a que los escolares interactuasen con el árbol, la propia profesora acaba sumándose también a la iniciativa de los alumnos, que consiguen llamar la atención de los botánicos.

El autor se toma la licencia temporal de comprimir en las páginas de este álbum un proceso que duraría años, concentrando simbólicamente en un mismo grupo de niños y niñas la acción voluntaria de proteger el árbol. Pero va más allá, al plantear que esta propuesta tenga continuidad en otros colegios, haciendo viajar su semilla y, con ella, la conciencia social de respeto al medio ambiente y al planeta.

Pese a transcurrir en el reducido espacio físico que ocupa el patio de una escuela, Emilio Urberuaga -Premio Nacional de Ilustración 2011- sitúa a los lectores en diferentes puntos de vista y hace discurrir el tiempo a través del ir y venir de los personajes, los cambios meteorológicos y el progresivo desarrollo del árbol. Las ilustraciones destacan por su colorido, la expresividad de cada escena y la presencia de elementos ajenos al texto que enriquecen la lectura visual. “El árbol de la escuela de este libro es el emblema de cómo un proyecto educativo novedoso e integrador, cuando se mima de verdad, crece y crece y acaba por llegar a otras escuelas”. [Antonio Sandoval]

Páginas: 40

Medida: 22 x 22 cm

Edición: tapa dura

Editorial: Kalandraka